Calentamiento global: ¿Es irreversible el deshielo del permafrost?

El permafrost, o en francés pergelisol, es ese espesor de suelo que, en las zonas del gran norte, permanece congelado permanentemente todo el año. Se da de forma continua en las latitudes más septentrionales, de forma discontinua en el sur, o de forma esporádica, normalmente en altitudes elevadas como en los Alpes.

La parte permanentemente congelada puede ser superada por una capa superficial de unos pocos metros, llamada capa activa o Mollisol, que se derrite en verano y se vuelve a congelar en invierno. Cuando se derrite, puede provocar el hundimiento del suelo y, con las lluvias, dar lugar a charcas o estanques conocidos como termokarst. Por último, el permafrost puede preservar indefinidamente todas las formas de vida, como el virus gigante llamado Mollivirus Sibericum, de 30.000 años de antigüedad, que ha sido reactivado recientemente por un equipo de científicos.

Con el calentamiento global, el permafrost tiende a derretirse, lo que altera el modo de vida de los seres humanos y los animales que lo habitan. Se extiende en el hemisferio norte, desde Alaska hasta el este de Siberia, a lo largo de 25 millones de kilómetros cuadrados, es decir, una cuarta parte de la masa terrestre del hemisferio.

¿Qué ocurre en esta zona del planeta cuando asistimos al calentamiento global? Curiosamente, el IPCC en sus múltiples informes, no dice nada al respecto. Sin embargo, para algunos expertos, es una fuente potencial de CO2 nada despreciable. Cuando el aire se calienta lo suficiente, las bacterias que están congeladas allí se despiertan y comienzan a consumir los elementos orgánicos que también están allí y en particular su carbono para transformarlo en CO2 o CH4, metano, si están en un ambiente sin oxígeno (anaeróbico).

Por el momento, estas emisiones son marginales en comparación con la masa de otras, lo que puede explicar que el IPCC no las haya tenido en cuenta. Sin embargo, en el permafrost hay el doble de carbono que en toda la atmósfera, es decir, miles de millones de toneladas, algunas de las cuales se añadirán a los GEI ya presentes en la atmósfera. Hay un programa científico, el programa ATP, Accelerated Permafrost Melt, que se supone que estudia el tema, pero harán falta años de trabajo para tener una mejor evaluación del riesgo ligado al deshielo del permafrost y a la evolución de la vegetación, que también interviene en las emisiones finales. Todo lo que sabemos es que si todo el permafrost se derritiera, podría duplicar o triplicar el contenido de CO2 de la atmósfera.