Consumir flores de CBD para uso médico

La mayoría de las moléculas que componen esta sustancia también se encuentran en el cannabis. Estas moléculas se llaman cannabinoides. En Francia, el CBD o cannabidiol goza de una gran reputación en el ámbito médico. Y este éxito se extiende a muchos otros países europeos. Esta sustancia es muy apreciada por sus numerosas virtudes. El THT es el más conocido, pero el CBD no se queda atrás.

¿Cómo se descubrió el CBD?

El cáñamo se ha explotado durante mucho tiempo por sus propiedades medicinales y sus fibras textiles. Pero su uso es actualmente muy discutido. Desde hace mucho tiempo, la flor del CBD forma parte de la vida cotidiana del hombre, a pesar de que su composición sigue siendo desconocida. El descubrimiento de las cannabináceas no se produjo hasta el siglo XX. Desde entonces, los dos componentes más estudiados han sido el THT y el CBD. En 1940 se extrajo por primera vez el CBD del cáñamo. Fue un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois el que consiguió aislar esta molécula. 

En su momento, esta molécula fue clasificada como un narcótico. Pero en la década de 1960 se conocieron los componentes del cannabinoide. Y fue un investigador israelí, Raphael Mechoulam, quien demostró los beneficios de la flor de CBD en ciertas patologías. Esta investigación ha permitido el uso de estas moléculas en farmacología.

¿Es legal el consumo de CBD?

Francia y muchos otros países europeos no permiten el consumo de plantas cannábicas. Sin embargo, la comercialización del CBD, la molécula presente en el cannabis, está presente. Para ser más precisos, lo que sigue siendo ilegal en Francia es el consumo de THT. Esta sustancia está presente en el 10% de la composición del cannabis. Además, está en el origen de importantes efectos psicoactivos. Por eso el THT está clasificado como un narcótico. El CBD en floración sólo contiene una cantidad muy pequeña de THT. Por lo tanto, la legalidad de su consumo dependerá enteramente de la tasa de THT en su composición.

La cuestión de la legalidad es, pues, un verdadero número de equilibrio, ya que ninguna ley prescribe la CDB en Francia. Cabe señalar que son el THT y el cannabis los que están prohibidos por la ley. Los productos de CBD no deben contener más del 0,2% de THT. Además, las empresas que venden sus productos deben indicar claramente la composición en el envase. Dicho esto, es importante diferenciar entre el THT y el CBD, ya que son dos sustancias muy diferentes. El CBD es legal y el otro no. La legislación relativa al CBD requiere algunas aclaraciones para no caer en la ilegalidad. El hecho de que no conozcamos realmente su composición está en el origen de las lagunas en el control y la comercialización de este producto. Además, los proveedores no muestran la composición de los productos en el envase, lo que favorece la prohibición de su uso en el ámbito farmacéutico. Aunque Francia autorice la venta de CBD, los compradores deben permanecer atentos a la composición de los productos.

Los beneficios del aceite de CBD

El CBD es conocido por los consumidores como una versión light del cannabis. Esta confusión es aprovechada por personas oportunistas para alimentar la confusión. Con el tiempo, esta sustancia ha conseguido destacar por sus propiedades terapéuticas. Trata diversas dolencias. También se utiliza para reducir el estrés y la ansiedad. Muchos procesos de tratamiento lo utilizan por su capacidad para aliviar el dolor generado por las enfermedades crónicas. También se utiliza para combatir la inflamación y los síndromes inflamatorios crónicos. Su consumo también ayuda a mejorar el sueño, y a separarse de la adicción al tabaco o al cannabis.

Otros estudios se dirigen a los efectos positivos del aceite de CBD en el tratamiento de otras afecciones como el acné, la diabetes o la epilepsia. Es importante señalar que los cannabidioles no son medicamentos, independientemente de cómo se consuman. Esta sustancia no cura, sólo actúa sobre los síntomas.