El jogging de la escritura; ¿hay que escribir sin preocuparse por la ortografía?

¿Conoce el «jogging de la escritura»? Probablemente no. Yo tampoco lo sabía hasta que una sobrina de 10 años que está terminando la primaria me dijo un día que eso era lo que su maestra llamaba un dictado como los que todos hemos conocido, pero a la moda de la educación actual, es decir, ¡sin estrés, sin preocuparse por la ortografía! ¡El dictado ya no se hace, o mucho menos, en nuestras escuelas! Nos dedicamos a escribir, relajados, sin preocuparnos por el cero por cinco de los errores. Usted no lo sabía y yo tampoco. Y ninguno de nuestros Ministros de Educación Nacional ha tenido el valor de decírnoslo. Sin duda porque no estaba muy orgulloso de haberse dejado convencer, o burlar, por estos famosos pedagogos que parecen haber impuesto sus puntos de vista a sus ministros y a toda Francia. Ni que decir tiene que la sobrina de la que hablo padece una ortografía muy aproximada, lo que hoy en día supone un error por palabra. No hace mucho recibí una postal navideña de ella que era capaz de asustar a los que tienen una ortografía tradicional, si no perfecta. Dicho esto, no es ni mucho menos la única en este caso. Desgraciadamente, una gran mayoría de los niños franceses ha dejado de aprender a escribir precisamente porque se considera una materia poco interesante en comparación con otras disciplinas más de moda y mucho más inútiles.