Fondo Verde para el Clima: los avances son lentos…

¡Saben que en el debate sobre la lucha contra el calentamiento global, los países en desarrollo señalan regularmente a los países desarrollados que si hay tanto CO2 en la atmósfera del planeta es porque estos países lo han enviado allí como parte de su propio desarrollo económico y que es indecente, en el momento en que los países en desarrollo inician el suyo, pedirles que reduzcan sus emisiones en detrimento de este desarrollo!

Y pedir a los países desarrollados o «ricos» que financien ellos mismos los esfuerzos de reducción de emisiones en los países en desarrollo o pobres y que no interfieran en un desarrollo económico que sus poblaciones necesitan absolutamente. Entre estos últimos, China, por supuesto, pero sobre todo India y todo el sudeste asiático, cuyo desarrollo económico depende de las emisiones vinculadas al crecimiento de sus necesidades energéticas, Sudamérica y África.

La evaluación de las necesidades financieras de los países pobres para poner en marcha un programa serio de control de sus emisiones de gases de efecto invernadero es del orden de 100.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020 para mantener un aumento de la temperatura media del planeta de 2 grados C, que se considera un mínimo aceptable…

Los países ricos aceptaron en principio participar en esa financiación en la cumbre de Copenhague de 2009, sin comprometerse en las cantidades. Esto se volverá a debatir en la Conferencia sobre el Clima de Lima que se está celebrando actualmente y, sobre todo, en la Conferencia de París de 2015, donde esperamos que se pongan en marcha programas internacionales.

Pero por el momento, las promesas de ayuda no son numerosas, ni siquiera tardan en llegar. Según los responsables del Fondo Verde para el Clima, tenemos promesas de contribuciones por valor de 9.300 millones de euros, de los cuales 3 millones corresponden a Estados Unidos, 1,5 millones a Japón, 1 millón a Francia, etc. En principio, un cierto número de países debería acudir a la conferencia de Lima con sus compromisos y, por supuesto, en 2015 a la conferencia de París. ¿Llegaremos a cifras que se acerquen a las necesidades estimadas? Podemos dudarlo.

Esperemos todo lo mismo y sobre todo esperemos un esfuerzo especial de convicción de los Verdes hacia sus colegas de los países «ricos» para que en 2015 podamos llegar a los 100.000 millones para… cebar la bomba